La presentación que faltaba… (César Álvaro)

La presentación que faltaba... (César Álvaro)

Bueno, quizás debíamos habernos presentado antes, pero las cosas ocurren cuando deben acontecer, nunca antes…

Si debo presentarme, quizás deba empezar a contaros mi vida desde mi más tierna infancia, aunque alguno posiblemente pensará “¡No seas pesado, César!”.

Aunque me siento joven, muy joven, nací ya hace una pila de años en la capital de España, soy un Aries de abril, en el seno de una familia “typical spanish”, es decir una variante de los Alcántara de la serie “Cuéntame que pasó”, como tantas otras, ni menos ni más.

Mi infancia la puedo considerar feliz, enormemente feliz, con unos maravillosos padres  y unas encantadoras hermanas pequeñas que me permitieron desarrollarme y crecer en un ambiente que debo calificar como magnífico … ¡Gracias Mami!, ¡Gracias Papi!.

En mi familia y mi mundo, se me permitía soñar, y vivir en un castillo de alegrías, con toneladas de buen humor, pese a que la risoterapia no sabía que existía a esas edades, debo decir que posiblemente mi madre es una de sus grandes valedoras.

Mi adolescencia fue muy similar, una continuación de más felicidad y más alegrías, pese a los desengaños amorosos que ya sabéis todos que en esas edades son ¡Tremendos! y las luchas con la maquinilla para quitar ese incipiente felpudillo que me salió debajo del apéndice nasal…

En el colegio hice mis grandes amigos, hablo de 4º, 5º del antiguo EGB, los cuales algunos de ellos todavía siguen estando muy cerca de mí…

follow us in feedly

En la época universitaria es donde conocí a Enrique,  mi media naranja en este blog, con el cual ya desde entonces, congeniaba y compartía afición por la lectura además del deporte, aunque tuvieron que pasar muchos años hasta que nos diésemos cuenta que posiblemente, lo mejor era dejar de filosofar y pasar a la acción….¡Eeeehhh! ¡Que me estoy alejando del guión de hoy!, dejemos eso para otro día…

Esa época también me regaló otro buen puñado de amigos con mayúsculas , aunque lo que es la carrera universitaria en si, posiblemente me defraudase un pelín… mucha teoría y poca práctica.

Bueno pues después de una licenciatura en empresariales, un máster del universo, como me gusta decir a mí y otros varios oropeles, trabajé en diverso puestos directivos en el sector financiero durante varios demasiados años, creo que con buenos resultados… iba a decir con éxito pero…no me parece adecuado, hay que ser más ambiciosos para catalogar con esa palabra algo.

Todo esto ocurrió hasta que en un determinado momento y por diversas circunstancias, decidí “cambiar de vida”, me lié la manta a la cabeza y solicité una excedencia pues me quería alejar de ese mundillo que poco o nada me aportaba a mi crecimiento como persona, a mi felicidad.

Este tiempo lo utilicé para dedicarme a otros menesteres, como asociarme en diversas empresas, brujulear en diverso sectores con mejores y peores resultados, y también dedicarme a estudiar mis cosillas un poquito… inteligencia emocional por aquí, coaching por allá…

Esto me sirvió sobre todo para conseguir un paso vital más acorde a mis necesidades y no a los de otros… ¡Fundamental!

Todo esto no lo podría haber realizado sin el apoyo de Covi mi mujer, la cual me da apoyo , alegría y tranquilidad para hacer todo lo que realmente creo que necesito hacer, que en definitiva es … encontrar mi camino, perseguir a mis sueños, abrazarlos mimarlos e invitarles a que se unan a mi camino.

Se me olvidaba, llevo felizmente casado poco tiempo y Enzo aterrizó en nuestras vidas un día de Navidad  ¡Cuantas alegrías y felicidad que nos has dado, bribón! ¡Te quiero!

He de decir que en mi vida, he tenido muchos momentos delicados, profesional, empresarial o personalmente, fases en las que me he arrastrado por el barro emocional…  la verdad prefiero no recordarlo mucho para que no frenen mi vida, como me gusta decir son parte de mi pasado pero no de mi presente.

Creo con absoluta rotundidad que no debo quejarme de cómo me ha tratado la vida, sino todo lo contrario, por lo que después de leer estas líneas, si venías buscando algo épico, dramático o asombroso, ya te habrás dado cuenta que no te puedo ofrecer eso, ni tampoco lo buscaba, pero si puedo decirte que me considero un afortunado con lo que he tenido en mi vida, y no hablo ni mucho menos del aspecto material, soy feliz, pero que muy feliz (¿por qué a la gente le da miedo decirlo?), y voy a morder por seguir siéndolo el resto de mis días. Creo firmemente que he de devolver parte de lo que la vida me ha concedido.

Por cierto mi pasión, lo que me hace dormir feliz es ayudar a los demás y aportar motivación para que otros alcancen sus sueños…

Espero de corazón que en estas páginas, de una u otra forma alguien encuentre alivio, ayuda o respuestas que le permitan transformar su vida. Si eso ocurre me sentiré muy afortunado.

Gracias por estar ahí… ¡Te deseo que tengas una maravillosa existencia!

The following two tabs change content below.

César Álvaro

Cofundador de www.ununiversomejor.com y curioso investigador de todo lo relacionado con la felicidad y el éxito. Tratando de sacar lo mejor de mi y de todo lo que me rodea. Con muchos sueños por cumplir y muchísimas ganas de dar guerra por muchos años. ¡Me encanta la vida!

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies