Si quieres ganar, ¡entrena!

 

Si quieres ganar ¡Entrena!
Toda mi vida, desde mi más tierna infancia, he sido aficionado al deporte y todavia lo practico, lo cual creo ha participado activamente en el modelaje de mi personalidad y por lo tanto de mi pasado, presente y futuro.

Recuerdo que en mi juventud, me encantaba la práctica del deporte a cualquier hora y en cualquier lugar. Me volvía loco competir, participar en un esfuerzo conjunto para obtener una victoria y sobretodo compartirla (en mi caso eran los deportes de equipo los que me motivaban).

Con el transcurso de los años me di cuenta, que en aquellas actividades en las cuales practicaba, y entrenaba, era donde al final cosechaba algún “éxito” que otro… y “paradójicamente” en aquel deporte que más practicaba, era en el que más destacaba.

Asimismo solía analizar el área donde “cojeaba” más y los motivos del fallo, he intentaba primero potenciar mis puntos fuertes, aquellos que ayudaban más desde mi punto de vista, a conseguir la victoria para posteriormente intentar subir la nota en las áreas de mejora, en aquellas facetas del juego donde suspendía.

Cuando este proceso lo realizaba al revés, es decir entrenaba lo peor de mi juego, olvidando optimizar mis puntos fuertes, al final ni lo uno ni lo otro, el retroceso era claro y mi desesperación mayor. Quizás otros compañeros lo hacían al revés que yo y les iba bien, a mí no.

Mi planteamiento “de resolución interna de problemas deportivos” lo he aplicado a otras facetas de mi vida, y digamos que el resultado se puede considerar aceptable.

Todo esto te lo pongo por ejemplo, pues muchas veces, no queremos darnos cuenta que las cosas requieren un esfuerzo, y que por mucho que creamos que estamos haciendo todo lo posible por conseguir un fin, un objetivo, quizás eso no sea así y estemos equivocados en nuestro planteamiento.

Pero fundamental en nuestra “búsqueda del Dorado”, es la aplicación de algún tipo de entrenamiento, para llegar antes y estar en mejor estado de forma en nuestro viaje.

No basta con que pensemos en positivo, nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestro corazón, nuestras vivencias, hasta nuestra forma de alimentarnos debe ir enfocado, dirigido, apuntando al objetivo, cuerpo y mente tienen que ir a una, como partes inseparables de nuestra convicción.

En algún área de nuestra vida los obstáculos son mayores que en otras, no porque realmente sea así, sino porque nuestro subconsciente hace unas paredes mayores que otras, hasta convertirlas en autenticas murallas insalvables, creándonos un negativismo interno en esas facetas que no nos podemos permitir.

Hay que entrenar, y mucho, no se consigue pasar de una mentalidad negativa a otra positiva en un momento. Debemos desterrar nuestros miedos, y como una vez escuché a mi admirado
Álex Rovira
“Al miedo no se le puede vencer, hay que convencerlo, pues si no, volverá ”.

Para ello, la única forma es entrenar, entrenar y entrenar… y si después de esto, estás cansado ¡sigue entrenando!

Una de las maneras más efectivas de entreno, puede ser la visualización, dado que el ser humano puede crear pensamientos más reales que cualquier cosa, de esta forma enfocándonos en esa película de realidad virtual creada por nosotros, la realidad irá en dirección a los pensamientos.

Siempre hay que pensar más allá de nuestro entorno, nuestro cerebro tiene que expandirse, de esta manera conseguiremos los recursos internos necesarios para llegar con más posibilidades de victoria al combate por nuestro objetivo.

A continuación te voy a dar unos errores comunes del entreno deportivo, que son aplicables al entrenamiento mental:
  1. Entrenar siempre solo
  2. Entrenar siempre con el mismo ritmo
  3. No descansar
  4. Entrenar mucho, pero esporádicamente
  5. Solo entrenar lo que te gusta (tus puntos fuertes)
  6. Tratar de recuperar el tiempo perdido (deprisa y corriendo)
  7. No alimentar nuestra maquinaria debidamente (la “pájara” está llamado a tu puerta)
  8. Entrenar demasiado fuerte si estás enfermo o (“tocado” mentalmente)
  9. Tener una actitud negativa (fundamental)
  10. Ser demasiado estricto (Aprende a liberar tu mente)

Antes de acabar, me gustaría que visionaras este pequeño video de alguien que te sonará:





¿te gustó? Pues hazle caso… creo que entiende de esto.

Para finalizar y con el deseo de haberte ayudado en algo, me despido con una frase que no recuerdo donde escuche o leí, pero que me parece oportuna para cerrar el día de hoy:

“Nuestras intenciones nos crean el destino”

Luego…¡entrena!

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies