Yes, we can!!

Esta potente frase (para los que no dominan la lengua de Shakespeare, ponemos en marcha el traductor simultaneo: ¡Podemos!), que te sonará bastante, has sido usada recientemente, para insuflar esperanza al electorado norteamericano, como signo de autoconfianza.
¡Y vaya si lo consiguió! El señor Obama pasó de estar fuera en las encuestas de su propio partido – donde parecía que iba a arrasar Hilary Clinton – a acabar saliendo elegido presidente de Estados Unidos.
Gran parte de culpa de su triunfo, lo tuvo su frase, su slogan y sobre todo su propia autoconfianza, el mismo se lo creyó, contra viento y marea. Y venció.
Si queremos saber que es creérnoslo, que es la autoconfianza, podemos decir que es el convencimiento íntimo de que uno es capaz de realizar con éxito una determinada tarea o misión, o bien elegir la mejor alternativa cuando se presenta un problema, es decir tomar la mejor decisión.
Es saber que se saldrá delante de cualquier situación, por difícil que parezca. Esto que acabamos de decir, es en mi opinión uno de los pilares básicos en lo que está apoyado el éxito, si tú mismo no te lo crees ¿quién se lo va a creer?
No debemos buscar primero la aprobación de los demás, debemos conseguir primero la nuestra propia.
Hay que empezar por nosotros mismos, trabajando desde el interior hacia el exterior, nunca al revés… cuando notemos que la autoconfianza ya está instalada y bien acomodada en nuestro interior – ¡no te olvides tratarla con muchísima hospitalidad! -, es cuando quizás debamos gritarle al mundo nuestro particular “ yes, we can! “
La autoconfianza empieza a asentarse en nosotros desde pequeños, desde niños, pero si tenemos empeño se puede desarrollar en edad adulta. Se trata de crear nuestros propios mecanismos internos para instaurar ese preciado don, dentro de nosotros.
Hay un proverbio chino que dice “el que teme sufrir ya sufre el temor”, si tienes confianza en ti, en lo que puedes conseguir, tus miedos desaparecerán…
Una de sus características es la de permitirte actuar independientemente de las opiniones de terceros, es decir teniendo fe, aunque los demás no den un duro por nosotros o incluso se posicionen en contra de nuestras posturas.
La persona segura de sí misma es capaz de tomar desafíos, asumiendo riesgos (no confundamos asumir riesgos con actuar de una forma temeraria), de esta forma crecerá personalmente y ampliara su cartera de experiencias además de incrementar su propia confianza interna.
Esta faceta de permitirte posicionarte contracorriente, nos puede permitir alcanzar el éxito dado que estaremos dando “un paso adelante extra” frente a lo normalmente establecido, estaremos creando escuela en nuestro interior, haciendo algo distinto a lo que veníamos realizando en nuestra vida hasta la fecha.
“En cuanto confíes en ti mismo sabrás cómo vivir “ Goethe
Esta frase encierra una gran verdad, hasta que no nos lo creamos, hasta que no estemos seguros que podemos, jamás sabremos cual es el significado de nuestra vida, ni podremos dedicarnos a lo que realmente hemos venido a hacer este mundo terrenal…
Si logramos la confianza necesaria en nuestras propias decisiones podremos tomar las riendas de nuestra vida eligiendo nuestro camino y haciéndonos responsable de él.

Recuerda: podemos conseguir lo que nos propongamos… ¡todo!

Yes, we can!!!!
  • Enrique Miralda

    Muy bueno tio.
    yes, we can!!

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies