Cuentan que una vez le preguntaron a una mujer china de 90 años…

….que había prometido recorrer toda China de punta a punta para satisfacer una promesa tras curar su Dios a un hijo suyo de una terrible enfermedad, que cómo a su avanzada edad, apenas pudiendo moverse y con los huesos tan gastados por la artritis iba a conseguir tamaña proeza, pues se trataba de recorrer miles y miles de kilómetros. (Es lo que tiene China, que es enoooorme!!)

Cuentan que con cara sorprendida miró al periodista y le espetó en tono muy quedo: “muy sencillo señor, primero un paso y luego otro, y así hasta el final.”

Cuanta sabiduría en tan pocas palabras, ¿alguien conoce otra manera de conseguir hacer las cosas?…(si es así le agradecería me enviase un email a la dirección que aparece en mi perfil. Le estaré eternamente agradecido.)

Muchas veces no hacemos las cosas que quisieramos por que queremos tenerlas sin dar los pasos necesarios para conseguirlas. Es cuando esa voz puñetera que representa a nuestro mayor enemigo nos hace pensar, “que no podremos”, “que es muy dificil”, “que no merece la pena” y blablablabla…..

Bien, podemos hacer 3 cosas:

Cosa primera:
en verdad queremos conseguir ese objetivo y decidimos por tanto no hacer caso a la voz, cambiándola además por esa otra voz que sí somos nosotros y que nos dice cosas como: “eso está hecho”, “lo tienes chupado”, “no hay prisa”, “merece la pena”…..

Cosa segunda:
hacemos caso a la voz “mala y tonta” y abandonamos. Si en verdad lo queríamos conseguir es probable que arrastremos sentimientos de arrepentimiento, autodesprecio y culpa, casualmente patrocinados también por la voz mala el resto de nuestros días. En este caso la voz mala es feliz y dichosa al haber hecho de nosotros un ser limitado, culpable, automenospreciado y perdedor.

Cosa tercera:
plantearnos si realmente queremos o no conseguir el objetivo marcado. Por que si es así, es tan bueno saber cuando continuar como cuando retirarse y cambiar de objetivo.

follow us in feedly

Pues eso.!

Nota: Viendo el post anterior de Cesar entenderás aún mejor lo que he querido decir.

Feliz noche.

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR