La vida es como un partido de tenis…pero en la vida el contrario eres tú mismo.¡¡¡

Ayer estuve viendo un par de partidos de tenis en el Masters series de Madrid, y esta mañana al despertar recordé que muchas veces he pensado en las similitudes del éxito en el tenis con el éxito en la vida.

Soy jugador de tenis desde los 8 años y no paré de darle hasta los 17 o 18. Sigo jugando pero en plan cuarentón, con sudar un poco ya me vale. Recuerdo aquella época como de las más felices de mi vida.

Apuntaba maneras, a la edad de 16 me propusieron entrenar en un club de tenis al que había asistido como invitado y al decirles que no era socio me dijeron que era igual y que querían contar conmigo en el equipo. Aquel día llegué a casa y se lo comente a mis padres los cuales me dijeron que me dejase de leches y me pusiese a estudiar…yyyyy… eso es lo que hice tras 5 escasos minutos de lloriqueo y pataletas, eso si¡¡¡. Hoy veo claro que mi destino no pasaba por ser un Nadal ni un Federer. Ojito tampoco me hubiese importado, que narices, me hubiese encantado¡¡¡

El otro día en la fnac vi que alguien se había metido en mi mente sin mi permiso y ni corto ni perezoso me había cogido la idea (cachis)y había publicado un libro haciendo el símil del tenis, el éxito y la vida. Tenía buena pinta. Me lo tengo que comprar.

Mi principal conclusión es que en verdad en un partido de tenis aunque aparentemente estés jugando contra otro, ese otro no es otro (valga la megaredudancia) que tú mismo…tienes que vencerte a ti mismo. Dependes de tu dialogo interior, de la conversación que mantienes contigo mismo en cada segundo.

“Es sabido que entre los 150 primeros jugadores del ranking mundial no hay apenas diferencias en la forma de jugar, en la técnica o en la forma física, lo que marca la diferencia esta en el dialogo interior y en la actitud mental ante el devenir del juego”. Eso es lo que hace a Nadal el número 1.

El diálogo interior, aquello que nos decimos a nosotros mismos en cada segundo es lo que conforma nuestra experiencia.

Cuantos partidos habré perdido porque el dialogo conmigo mismo era algo parecido a esto:
“Coño que malo que soy”, “como he podido fallar eso”, “es que ya no se ni como coger la raqueta”, “no hay manera”, “que cabrón, esa pelota la he visto dentro”..y bla, bla, bla y más bla bla derrotista, negativo, autolimitante, etc, etc…..

Sin embargo cuantos partidos he ganado y/o por lo menos disfrutado a tope cuando mi dialogo interior conmigo mismo decía algo así:
“Que buen golpe ese”, “que bueno que soy”, “me encanta el tenis”, “bueno, no puedo meterlas todas, la próxima entrará”, “heyy, casi, se fue fuera pero que buen golpe Kike, sigue así”……….

follow us in feedly

El proceso para un ganar un partido de tenis empieza primero que nada por tener ganas de jugarlo y ganas de disfrutarlo, cuando hacía estas dos cosas perder o ganar el partido era lo de menos…..aunque yendo con ganas de disfrutarlo solía ganarlos.¡¡

Lo segundo es creer que puedo ganarlo, confiar en mi capacidad física, en mi velocidad, en mi juego…….en mi mente…….confiar en mi mismo.

Lo tercero es jugar sin miedo, que no a lo loco, ojo con la diferencia¡¡¡. En el tenis lo llamamos encojer el brazo. Cuando esto pasa tenemos miedo a fallar el golpe y que cosa curiosa, siempre que tienes miedo de fallar el golpe, lo fallas. Irremediablemente¡¡¡. Basta con no tener miedo y reduces la posibilidad de fallar a la mínima expresión.

Lo siguiente es perseverar y saber que no puedo acertarlas todas y que el éxito al final será el balance entre los golpes buenos y los malos, cuanto más golpes buenos más cerca estaré de ganar el partido. No puedo acertarlas todas.¡¡¡¡

Lo más importante, lo que esta detrás de todo es el diálogo interior, dialogo que puedo manejar a mi voluntad de manera que puedo hacer que un partido que primero me digo que no me apetece jugar acabe apeteciéndome. En vez de decirme a mí mismo que no puedo, decirme que puedo, en vez de decirme a mí mismo que me rindo, me digo que eso jamás, que sigo fuerte y sin desmayo hasta el final.

En el tenis el partido no es entre dos cuerpos, sino entre dos mentes. Vence quien mejor maneja su mente, quien más positivamente se habla a sí mismo, quien más fe tenga en la victoria, quien más deseo tenga de ganar. Quien decide y se dice a sí mismo que no se rendirá jamas.

En la vida a diferencia del tenis el contrario no es otro que tú mismo. Esa voz insistente y machacona que se empeña en frenarnos, limitarnos, en ir en contra nuestra, y que es sin duda nuestro peor enemigo. Nuestro único enemigo.

La buena noticia es que esa voz no eres tú y que puedes cambiar tu dialogo interior y convertirte en tu mejor amigo, está en manos de tu propia voluntad, y solo de tu voluntad. Eres dueño y señor de tu mente, y dueño y señor de aquello que te digas a mismo, ni más ni menos.

Mantente alerta de como te tratas y te hablas a ti mismo¡¡. Ahí empieza todo.¡¡¡

Recuerda que eres todo lo que tienes y que eres un milagro de la vida. No importa lo que hayas vivido, ni lo que hayas hecho hasta ahora, tus errores fueron provocados por esa voz gritona y desagradable, que nunca juega a tu favor y que no eres tú.

Pero eso se acabó, por encima de esa voz está el poder de tu voluntad de cambiar el diálogo que mantienes cada segundo contigo mismo. Ejércelo ya¡¡

Puedes empezar hoy mismo, ¿no te parece?…

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR