Sabes, a veces antes de empezar…

Sabes, a veces antes de empezar...

 

 

……ya estamos derrotados ante el enorme esfuerzo que pensamos requerirá la tarea.

Olvidamos en ese momento que si partimos esa tarea en otras muchas más pequeñas lo que creíamos imposible de conseguir se convierte en algo asumible sin problemas.

Es como el tour de Francia, un empeño heroico, pero dividido en etapas ya no es tanto.

Como la vida misma, dividida en jornadas tampoco es tanto.

Ya hablamos aquí del caso de la anciana china que se propuso cruzar su país para cumplir una promesa. Al preguntarla como iba a encarar tan colosal proyecto a sus 80 y tantos años , ella respondió: «Muy fácil, primero daré un paso y luego otro, y así haré hasta el final».

Cuando la tarea amenaza con abrumarme suelo recordar las palabras de Yeshua Ben Yosef cuando dijo: «Bástale a cada día su propio afán».

Pues ya sabes, hasta la tarea aparentemente más imposible se vuelve asumible si hacemos que a cada día le baste su propio afán.

follow us in feedly

Y recuerda: «Todo está en tu mente».

Enrique Miralda

Tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Ya con años, pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.

Recibe GRATIS el boletín de Un Universo Mejor

¡Entra en la familia de ununiversomejor.com!  Apúntate a nuestro boletín de artículos y noticias para disfrutar de nuestros nuevos contenidos y novedades. ¡No te enviaremos muchos! A nosotros tampoco nos agrada. 😉

1 comentario en «Sabes, a veces antes de empezar…»

  1. En efecto, como siempre, de nosotros depende nuestro comportamiento, porque somos nosotros quieres lo decidimos, y esa decisión depende, a su vez, de nuestra predisposición hacia lo que tengamos que hacer…

    Se trata del «pensamiento del ganador» y del «pensamiento del perdedor»…

    Si nos enfrentamos a una tarea con el pensamiento del perdedor, nuestra predisposición a culminar con éxito esa tarea es negativa, y, con toda probabilidad, fracasaremos en su realización…

    Pero si nos enfrentamos a ella con el pensamiento del ganador, lo estaremos haciendo con una predisposición positiva, con una predisposición a culminar con éxito esa tarea, y, casi con un 100% de probabilidad, tendremos éxito en su realización…

    ¿Y en qué consiste el «pensamiento ganador»? Se apoya en cuatro puntos básicos:

    1. Creer que es posible que tengamos éxito en la realización de la tarea.

    2. Creer que tenemos la habilidad, los conocimientos, el equipo… suficientes para tener éxito en la realización de la tarea.

    3. Creer que lo vamos a lograr, que realmente vamos a tener éxito en la realización de la tarea, teniendo en cuenta que siempre lo haremos en equipo.

    4. Ser consciente de que depende de mí (aunque el el equipo y las circunstancias también influyan) el hecho de culminar con éxito la tarea. Y ese «depende de mí» ha de ser activo: hay que salir a buscar la oportunidad, resolver problemas que puedan aparecer… Ser pasivo destruirá todo el proceso…

    «Si quieres lograr lo que aún no has alcanzado necesitas hacer lo que aún no has intentado»

    Responder

Deja un comentario