Creo que fue Jorge Luis Borges quien dijo una vez…..

que debería inventarse un deporte donde nadie perdiera y todos ganaran.

Esta idea lleva dándome vueltas en la cabeza desde hace semanas y recién ahora creo haber descubierto que ese deporte ya se inventó hace mucho tiempo y lo jugamos todos sin excepción, se llama Vida.

Pese a lo que el mundo pueda pensar yo pienso que en esta vida todos ganamos y nadie pierde excepto aquel que cree que puede perder, e incluso este, al final reconocerá que en verdad no había nada que perder y todo que ganar.

Cuando llegas aquí, ¿con que vienes? con una mano delante y otra detrás, ¿no? ¿Y a que crees tú que viniste? ¿ En verdad crees que el universo confluyó en ti dándote la vida para que acabases dejándotela por las esquinas tras un sueldo?¿De verdad crees que apareciste de la nada para arrastrarte por este mundo como alma en pena, sumido en mil preocupaciones vanas, sueños imposibles, miedos estúpidos, y culpas varias, con alguna fiesta que otra entre medias? ¿ De verdad crees que todo esto ha ocurrido para hacerte daño, humillarte, confundirte y finalmente sacrificarte?

Perdona que te haga estas preguntas. Pero no puedo dejar de hacértelas. No puedo dejar que no te las hagas a ti mismo. Creo que no debemos demorarnos más en empezar a buscar las respuestas. Porque en las respuestas a estas preguntas están las respuestas a todas las preguntas que puedas jamás hacerte. Y el encontrarlas te dará toda la paz y el éxito que jamás pudieras imaginar.

Cuando vinimos aquí hubo una razón. Todo tiene su por qué y su para qué. Por esta razón en esta vida aunque te parezca raro solo puedes ganar y nunca perder. Quizás llegues más tarde, pero llegarás. ¿De verdad crees que solo puedes perseguir cosas materiales? ¿De verdad crees que perder dinero es en verdad perder algo?

Todos empezamos a saber ya que todo cuanto pasa, pasa en verdad solo en nuestra mente y que en función del valor que le damos a aquello que sucede así nos afectará, de manera que si le das valor al dinero su perdida te afectará.

Por eso están importante elegir bien aquello a lo que darle valor. El éxito está en hacer esto y en encontrar la respuesta a estas preguntas.

¿De verdad crees que la vida es nacer, crecer, estudiar, comer, beber, trabajar, tener familia, jubilarte y morir?

“Aquí yace un multimillonario como nadie lo fue antes,
que supo rodearse de las mas bellas mujeres como nadie supo antes,
que se codeo con las más grandes fortunas como nadie hizo antes,
pero que murió y yace aquí bajo tierra como todo el mundo finalmente hace”

Que efímeros, fútiles y volátiles son nuestros sueños y ambiciones.

Imagina por un momento, solo por un momento, un mundo sin cuerpos, donde tu, yo y todos fuésemos tan solo espíritu o energía ilimitada y que además pudiésemos tener todo cuanto quisiéramos con solo desearlo, sin limite ninguno. No tendríamos necesidad de comer pues no tendríamos hambre, ni de abrigarnos pues no tendríamos frió, ni de trabajar porque no necesitaríamos coches, ni casas, ni ropa, ni alimentos, ni nada en que gastarnos el dinero.

Ni nos pelearíamos unos con otros pues no podríamos hacernos daño, ni nos quitaríamos nada los unos a los otros porque no habría nada que quitarnos pues nada necesitaríamos y todo cuanto quisiésemos con solo pensarlo lo tendríamos. Ni habría hospitales ni médicos pues no tendríamos cuerpo que pudiese enfermar ni por supuesto cementerios pues no habría cuerpos que enterrar. Ni problemas, ni prisas, ni estres, ni miedos pues no podríamos morir, ni enfermar, ni perder ,ni sufrir.

¿Te lo imaginas aunque solo sea por un momento?

Así pues todo este atribulado mundo es consecuencia de que somos, nos identificamos o creemos ser un cuerpo, un cuerpo y nada más que un cuerpo, un triste cuerpo. ¿Pero has pensado alguna vez que un cuerpo sin vida no es nada? ¿ Has observado que sin vida el cuerpo se desvanece en cuestión de días, se pudre, apesta y desaparece sin más, sin dejar huella excepto un montón de huesos que acabarán también por desparecer? ¿Te has preguntado alguna vez dónde se fue la vida que dejo al cuerpo en nada? ¿En verdad se merece el cuerpo, que se queda en nada, tanta tribulación, pelea, tristeza, sufrimiento y dolor?

¿Quién soy yo? ¿Quién eres tú, el cuerpo o la vida que se marchó del cuerpo?

Ya va siendo hora de encontrar respuestas. Ya estamos preparados para ello. Y en esto radica la mayor de las aventuras y el mayor de los éxitos. Créeme aunque solo sea en esto.

En esta vida solo puedes ganar,
tarde o temprano de esto cuenta te darás.
Pudiendo hacerlo ahora,
¿para que te vas a demorar?

Deja de hacer el tonto
dando valor a lo que nada es
y empieza a darle importancia
a aquello que no ves.

Feliz busqueda y feliz encuentro compañ[email protected]

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.