¿Enganchado al sufrimiento?¿Para qué?

¿Enganchado al sufrimiento?

Pasan los días y no deja de sorprenderme como hacemos la gente para centrarnos en lo que nos hace daño y regodearnos en el sufrimiento.

Déjame que te lo deje bien claro una vez más, Tú puedes decidir dejar de sufrir, solo tienes que dejar de alimentar los pensamientos que te hacen daño decidiendote a ser feliz y estar en paz, porque tu mereces estar en paz y ser feliz. No digo que dejes de pensar, eso vendrá mas adelante, solo te digo que dejes de centrar tu atención en los pensamientos que te hacen daño.

Si te das cuenta no tienes que hacer nada, solo tienes que dejar de hacerlo. ¿Pillas la diferencia?

Ya hemos dicho aquí muchas veces que lo único que puede hacerte daño son tus propios pensamientos, y nos los hechos. Los hechos son inocuos, es tu propio juicio o pensamiento el que los da un valor u otro.

El sufrimiento es directamente proporcional a las ganas que tengas de prestar o no atención a un pensamiento que te haga daño.

¿Y que es un pensamiento? Ni lo se ni me importa y ademas que mas da.  Solo se que tú puedes elegir prestar o no atención a los pensamientos que cruzan por tu mente. Esto de dejar de prestar atención a los pensamientos dañinos es la esencia de la meditación.

La palabra meditación suele ser malentendida, y tiene su sentido que sea asi ya que según la RAE, meditar significa:

“Aplicar con profunda atención el pensamiento a la consideración de algo, o discurrir sobre los medios de conocerlo o conseguirlo.”

Sin embargo, meditar es no hacer nada, justo lo contrario a la definición anterior. Y cuando digo nada es nada, y eso quiere decir no prestar atención a ningún pensamiento, dejarlos pasar por nuestra mente como nubes surcando el cielo.

Nos hemos enseñado a nosotros mismos a juzgar todo cuanto vemos, las cosas son lo que son, sin más, lo que acontece acontece sin más, pero los pensamientos cruzan nuestra mente dando opinión sobre esos hechos, diciendo cosas como “este hecho es bueno y me hace bien”, “este hecho es malo y me hace daño”.

Pero tu no eres ese pensamiento que cruza tu mente, eres aquello que decide que pensamientos alimentas y cuales no.

Conocer esto es la llave a la paz que tanto ansias.

Lo único que puede hacerte daño son tus propios pensamientos - ¡Compártelo!    
The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.
  • Tina

    Gracias por recordarnos con palabras sencillas que es una cuestión de “elección” y, por tanto, que está en nuestras manos enfocar nuestra atención y pensamiento en lo que nos hace sufrir o en lo que nos eleva el ánimo. Saludos

  • Antonio Luis Gómez

    Muy bueno. Perfecta síntesis, entre oriental y castiza del secreto para alcanzar (más bien para darnos cuenta de) nuestra felicidad. Tienes un pequeño problemilla con los acentos, pero por lo demás muy acertada y muy fresca la reflexión. ¡Gracias!

    • Enrique Miralda

      Hola Antonio,
      me alegra que te haya gustado la reflexiÓn.(Ojito, aquÍ he usado el acento :-))

      La verdad es que por alguna extraña razÓn, le tengo cierta manÍa a poner los acentos, como a distinguir entre b y v o usar la h o ha decir anduvo en vez de andó. IntentarÉ corregÍrme.

      Un abrazo
      E

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies