¿Nos esforzamos de verdad?

Esto del éxito es algo muy serio, sí señor, muy serio. Aunque me atrevo a decir que en los últimos años ha perdido el autentico valor que debemos darle a tan preciado bien, o debemos decir ¿tan preciado premio al esfuerzo?

¿Qué por qué digo esto? Pues quizás porque en los últimos años hemos estado acostumbrados a conseguir un gran resultado con relativamente poco esfuerzo por nuestra parte. Si, seamos sinceros, ni hemos vivido guerras, posguerras, ni depresiones, es decir la gran mayoría de nosotros no hemos tenido que exprimir nuestros talentos naturales para vencer a los elementos, lo hemos tenido más fácil… y ahora cuesta, y mucho pues no estamos entrenados para el autentico esfuerzo.

Hoy en día todo ha cambiado, el mundo está en una profunda transformación económica, espiritual, laboral, tecnológica, ¡hasta las relaciones humanas están cambiado! por lo que hoy en día todos los pilares que nos sustentaban ya no están en su sitio. Con lo cual si queremos algo ¡debemos movernos!

Si queremos alcanzar la felicidad, el verdadero éxito, debemos empezar por hacer un recuento de nuestras habilidades, de nuestros talentos, y potenciarlos… debemos preguntarnos ¿nuestra ambición es alcanzable? ¿Cómo podemos mejorar? ¿Nuestras capacidades innatas están alineadas con nuestros objetivos vitales? Debemos disciplinar y entrenar nuestras capacidades para sacarlas el máximo provecho, con previsión y como no, con esfuerzo… mal que nos pese.

Pero únicamente con esfuerzo no vamos a conseguir llegar arriba. Cuando empezamos a sacar partido de nuestros talentos, cuando estos empiezan a destacar en el terreno de juego, la imaginación dará un toque de color a nuestras capacidades, marcará la diferencia.

Cuando no utilizamos la imaginación, nuestra vida se vuelve rutinaria, nos volvemos complacientes, y esto es fatídico para que la creatividad aparezca en nuestras habilidades, y la creatividad es fundamental para nuestro éxito… para una vida plena.

Si al color que la imaginación da a nuestro talento, le añadimos la luz que como barniz le da el entusiasmo haciendo que todo resplandezca ¡el lienzo de nuestra vida estará rebosante de alegría, camino del triunfo!

Pero no olvidemos jamás que el entusiasmo, la imaginación, e incluso el propósito necesitan para triunfar un esfuerzo consistente y con decisión ¡debemos poner toda la carne en el asador!

El camino no es fácil, no lo olvidemos nunca, pero tampoco olvidemos que nosotros tenemos recursos para salir adelante, y siempre, siempre, podemos ir más allá de donde creemos… ¡Esfuérzate!¡merecerá la pena!

The following two tabs change content below.
Blogger en ununiversomejor.com y curioso aprendiz e investigador de todo lo relacionado con la felicidad y la mente. Trabajando día a día por desentrañar mi propio camino en esta vida. Con muchos sueños por cumplir y muchísimas ganas de seguir disfrutando de mi paso por este planeta.