¿Quién soy yo? y ¿De qué va todo esto?

¿Quién soy yo? y ¿De qué va todo esto?

Te has preguntado alguna vez ¿Quien soy yo? ¿De que va todo esto? ¿Que pinto yo aquí? ¿Por qué me pasa lo que me pasa? ¿ Por qué no controlo mi vida? ¿Por qué unos tienen tanto y otros ni donde caerse muertos?

¿ Y cuando la palme a donde iré? ¿Hay alguien en algún sitio que maneje esto o esto rula por si solo sin orden ni criterio ni control? ¿Por qué no controlo lo que pienso? ¿ Por qué tengo este aspecto y no el de Brad Pitt? ¿Para qué me esfuerzo tanto? ¿Que pretendo conseguir con tanta lucha?

¿Por qué me importa lo que me importa y lo que no, pues me importa un carajo? ¿ Si existe un Dios por qué permite las barbaridades que ocurren? ¿Existirá Dios? ¿Será el responsable de nuestras desgracias? ¿O lo seré yo y no soy consciente de ello?

!! Ahhhhhhhhhhh ¡¡

Amigo mío si no te has hecho nunca en tu vida ninguna de estas preguntas permíteme decirte una cosa: “que no te creo”. ¿ Te ha quedado claro?. Pues eso.

Llega un momento que la vida nos obliga a dar un frenazo al desenfrenado cúmulo de nuestros “apasionantes” quehaceres cotidianos y nos invita amable y gentilmente a pararnos a pensar un poquito. De manera que dejemos de ir andando por ahí como seres absolutamente inconscientes y empecemos a querer encontrar respuestas al menos a alguna de las preguntas.

Porque según nos respondamos a ellas, iremos conformando nuestras creencias, y amigo mio, serán estas las que conformen el resto de nuestros días.

Así piensas así vives, así crees así te comportas.

No se trata de filosofar, es una cuestión fundamentalmente práctica. Todos tenemos una respuesta a cada de una de esas preguntas, yo miraría adentro de ti e iría a por ellas, quien sabe si esta aventura no te cambia la vida.

Yo no se tú, pero si la vida fuese tan solo este rato que paso por este mundo creo que no me merecería la pena, independientemente de los muchos momentos buenos que consiga vivir.

A mi me da en mi gran nariz que detrás de esta vida fugaz, demente, violenta y cambiante hay algo eterno, cuerdo, en paz y permanente. Recuerdo una canción de Franco Battiato que decía: “busco un centro de gravedad permanente que no cambie lo que pienso de las cosas, de la gente.” Pues de eso se trata.

Te digo todo esto porque el éxito en la vida pasa por encontrar tus respuestas a estas y otras preguntas. Porque si no sabes quien eres y que pintas aquí, ¿como narices vas a saber qué es lo que quieres conseguir?.

Si no sabes bien lo que es el éxito para ti y sin un centro de gravedad permanente ya me dirás tu hacia donde vas.

Algunos se conforman con acumular riquezas que nunca terminaran de disfrutar, otros con el reconocimiento social que aparte de hinchar sus egos poco más logrará. Otros con enajenarse y pasar de largo, de juerga en juerga. Estos al menos se ríen y lo pasan bien. Pero yo te digo que algo de verdad valioso en algun lado debe haber por lo que quieras en verdad luchar.

Pero no importa. Cuando termines de leer esto si es que alguien alguna vez lo lee, lo harás a un lado y seguirás con tu vida sin más. ¿Para qué liarnos con tonterías que no nos llevan a ningún sitio?. Mejor será que pensemos como puedo hacer para ganar más dinero o simplemente como llegar a fin de mes. Esto es lo que importa, ¿verdad?

No importa si en el camino mientras nos afanamos en nuestros quehaceres se nos pasa la vida sin más, sin haber respondido siquiera a la primera de las preguntas, ¿ Quien soy yo y para qué estoy aquí?

Es curioso que pensemos y creamos que aquello que necesitamos este siempre un paso mas allá delante de nosotros, en el siguiente trabajo, en la siguiente mujer, en el siguiente año, en la siguiente vida.

Cuentan por ahí que dicen que Dios, el Amor, la Verdad, el Conocimiento o como quieras tú llamarlo, se escondió en el único sitio donde sabía que no se le iría a buscar jamás y se escondió en el interior del hombre. Yo creo que así es, que en el interior de cada uno de nosotros está todo cuanto podamos necesitar, lo que no creo es que Él se escondiera allí, más bien creo que lo arrinconamos nosotros.

El problema está en que creemos necesario aquello que no lo es y en buscarlo donde nunca estuvo ni estará. He aquí el principio y fin de todos nuestros males.

Serlo todo y creernos nada. Que demencia más absurda. (Valga la redundancia)

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.
  • Muy buen artículo, gracias por compartirlo.
    Nos pasamos media vida (al menos) en modo “automático” , y nos olvidamos de disfrutar del aquí y el ahora.
    Pararnos a pensar dónde estamos realmente y a dónde queremos llegar, sin duda nos ayudará a alcanzar esa ansiada felicidad que todos buscamos de una un otra manera. Saludos.

  • Yamilet

    Me parece un artículo muy interesante e importante para despertar la consciencia de aquellas almas perdidas, mentes confundisas, gente triste o de aquellos qué se obsesionan por encontrar la felicidad en lo externo, lo material y no sé hacen estás preguntas con conciencia y no buscan respuestas. He llegado hasta aquí y ahora confirmo que estoy en el camino correcto y qué no soy la única en este universo curiosa de encontrar la verdad del sentido de la vida, la paz espiritual, la felicidad. Gracias por el artículo. Saludos.

    • César Álvaro

      ¡Gracias a ti por tu comentario Yamilet! Creo que somos muchos más de los que creemos los que buscamos sentido a nuestra existencia… ¡Un fuerte abrazo!