Una retirada a tiempo es una victoria

Una_retirada_a_tiempo_es_una_victoria

En estas cosas del éxito, hablamos mucho de la perseverancia, de insistir, de perseguir nuestros propósitos sin desfallecer hasta conseguirlos. Y está bien, ha de ser así. Pero todo tiene un límite.

A veces nos pasa, que es tal nuestra obsesión que hemos perdido el sentido de las cosas y pese a que todo está en contra, persistimos en conseguir lo que tanto se resiste, aunque a veces su coste sea demasiado elevado o tengamos que pasar por encima de nuestros principios o nos cueste la salud.

Ya hemos dicho alguna vez, que si el costo de conseguir nuestro propósito es nuestra felicidad, obviamente no interesa. Y esto puedo pasar más a menudo de lo que pensamos. Ocurre a veces que cuando empezamos a perseguir nuestro propósito no tenemos toda la información disponible en ese momento y nos resulta difícil evaluar realmente el costo del mismo.

Por esto debemos ser flexibles, saber retirarnos a tiempo, pero sobre todo tener bien claro cuál es nuestro verdadero propósito y a cambio de que queremos conseguirlo.

No se tu, pero yo no estoy dispuesto a sacrificar mi paz y mi felicidad en pos de ningún propósito. De hecho como habrás podido intuir, en mi caso en concreto mi propósito es alcanzar las máximas cotas de paz y felicidad posibles, y ahora estoy intentando averiguar la mejor manera de hacerlo. Este es mi principal propósito y ningún otro.

Si te digo la verdad no concibo ningún otro propósito superior a este, pero sí que entiendo que cada uno está en su proceso. Entiendo que haya gente que las palabra paz o felicidad le parezcan conceptos abstractos, o de la “new age” o de bobalicones emporraos y tipos raros. Está bien, estos tendrán otros propósitos, pero de alguna manera u otra, tarde o temprano querrán tan solo estar en paz y ser plenamente felices. Aunque si es cierto que cada uno es feliz a su manera y este camino a la felicidad es lo que debemos encontrar.

Cuando las cosas se ponen más difíciles de lo esperado, no nos queda otra que hacer caso de nuestra intuición y saber si de hemos esperar, continuar, descansar o abandonar. La opción del abandono no es en absoluto implanteable. Quizás no sea el momento, quizás no sea la manera, quizás no sea el verdadero propósito, en esta vida no hay mas drama que el que nosotros queramos hacer y si acaso, para dramas ya está la muerte. Y tampoco.

Hay batallas que parece que llegado un punto no se pueden ganar. A este respecto y hablando de batallas hay un libro que seguro habrás oído mencionar, el Sunt Zuo “Libro del arte de la guerra”, atribuido a un general de los ejércitos de china de hace unos miles de años. Ahora está muy de moda, porque sus enseñanzas parece ser que no son solo aplicables al mundo de las guerras entre ejércitos si no al mundo nuestro de cada día. Te lo recomiendo.

follow us in feedly

Aun así, no creo que conseguir nuestros sueños sea una guerra contra nadie excepto contra nosotros mismos, nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestras prisas y nuestras falsas creencias. Ya dije, y como yo muchos otros antes que yo, que tu principal enemigo eres tú mismo.

Cuando empieces a no verle sentido a la lucha, cuando empieces a no sentir ilusión por la victoria o por el logro de tus sueños, será un buen momento para replantearse el objetivo a perseguir. No pasa nada. Es normal. La única manera de saber si algo no es nuestro propósito es ir tras él y darnos cuenta en algun momento que no es lo que queremos. Yo no conozco, a día de hoy, otra manera de verlo claro.

Pero es importante no ver esta retirada como un fracaso, no lo es en absoluto. Ya he dicho que es la única manera de saber que no es eso, lo que estábamos buscando en verdad. Es la manera de descubrir que no era el camino adecuado para conseguir nuestro propósito de paz y felicidad. El fracaso no existe, lo hemos dicho aquí mil veces y no nos cansaremos de repetirlo mil veces más.

Esto me recuerda al caso que escribimos hace tiempo sobre los 1000 intentos fallidos de Thomas Edison para descubrir la luz eléctrica. ¿Tú que hubieras hecho? ¿Hubieses abandonado? Yo tengo claro que el señor Edison no tenía otra cosa que hacer que investigar e investigar y descubrir lo que descubrió, ese era su trabajo, esa era su misión. El nunca vio fracasos por ninguna parte.

Supongo que tuvo que pasar sus malos ratos pero dentro de él mismo,- estoy convencido-, su “intuición” le decía que estaba en el camino y que continuase hasta “ver la luz”. Porque aquel era su propósito, su verdadero propósito. No creo que aun no seamos conscientes, ni tu ni yo, todo lo que le debemos a su tenacidad, dedicación, y claridad de propósito. Gracias Mr. Edison.

Hay algo dentro de cada uno que nos dice cuando debemos continuar o cuando retirarnos, o cuando descansar y seguir de nuevo. Ese algo está adentro de nosotros. Esa conexión con nuestro yo más profundo es la clave de todo éxito. Es la voz que nos guía por el camino adecuado, si no tuviéramos esa voz ¿que nos haría tener un propósito u otro?, ¿a qué voz seguiríamos, hacia donde nos encaminaríamos?.

Esta voz la tenemos todos pero la mayoría la tenemos amordazada, tapada y cubierta en el fondo del armario por todos nuestros miedos, dudas, culpas y resentimientos que nos hablan a voz en grito. Así no hay manera de poder escucharla. Pues esta voz de la que te hablo, es una voz tranquila que habla en voz queda, necesita para que las escuches que acalles todas las demás voces. Llámala intuición o como quieras, pero si quieres encontrar tu verdadero propósito haz cuanto sea por conectar con ella. Todo será más fácil y feliz.

Lo dicho. Una retirada a tiempo es una victoria. No temas hacerlo cuando lo consideres oportuno, cuando esa vocecita te lo indique, cuando te des cuenta que ya no compensa como tu pensabas y cambia de objetivo. En el camino habrás aprendido mucho de ti mismo y esto es un gran tesoro y una gran victoria.

 

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies