Amor sin condiciones

Amor sin condiciones
Estarás conmigo que el titulo del post de hoy es claro y conciso. Si pero ¿cual es el motivo de que hoy esté delante del ordenador escribiendo? Una lucha interior.
 
Te cuento, por un lado un amigo intentando recuperar a su amor y por otro aquí el que suscribe, intentando realizar un papel entre coach, asesor y amigo… y como he dicho luchando entre la fidelidad a su amistad, de muchos años, en la que lo que el cuerpo te pide hacer, es decirle a esa persona lo que necesita oír y la otra, la del asesor que debe decirle lo que debe escuchar… por duro que le pueda parecer.
 
Y debido a esa lucha, el tema acabó estallando… no porqué nos tirásemos los trastos a la cabeza, creo que nos profesamos un cariño muy sólido, hemos vivido muchas guerras juntos y eso no ocurrirá jamás, sino porque este servidor llegó a indignarse con algunas de las frases que escuchaba de su boca…
 
Voy al grano, según me comenta y resumiendo, el desea el retorno de su amada con todo su alma, pero… ¡con condiciones!
 
Creo que debe, o debemos recapacitar juntos, pues como he titulado en el amor no hay condiciones… o se ama o no se ama, o se acepta al objeto de nuestro amor tal y como es , con sus circunstancias, por complejas que sean, sus defectos  y sus problemas o estaremos armando una bomba de relojería con fecha de explosión prefijadas de antemano. Y ten por seguro que explotará. Y los daños colaterales, serán incalculables…
Y si esto no es así, es decir, si no aceptamos el envoltorio con el que viene “de serie”, lo más seguro es que no estemos tan enamorados como creíamos que estábamos, y que aquello que para nosotros era tan importante, en realidad no lo era tanto y nuestra escala de prioridades y/o valores, lo sitúen en un segundo o tercer plano.
 
Debemos, en estos momentos que la pasión y la novedad nos pueden estar deslumbrando, ponernos las “gafas de la tranquilidad y del sentido común” y analizar la situación, con detenimiento e ilusión… y quizás de esa manera tomemos la misma decisión, pero con mayor conocimiento de la situación y ¡ah! ¡se me olvidaba!… sin fijar condiciones.
 
Lo de las condiciones me recuerdan a los matrimonios de las estrellas de Hollywood, en lo que todo queda fijado de antemano, con indemnizaciones millonarias en caso de divorcio, como si se supiera que en un tiempo determinado aquello saltará por los aires.
 
Recuerda, si buscas la felicidad, o como nos gusta decir por aquí el “éxito feliz”, ama sin condiciones, entrégate y todo irá rodado… pero ¡Hazlo con el corazón!
¿Nos cuentas tu opinión? ¡Qué tengas un gran día!
The following two tabs change content below.

César Álvaro

Cofundador de www.ununiversomejor.com y curioso investigador de todo lo relacionado con la felicidad y el éxito. Tratando de sacar lo mejor de mi y de todo lo que me rodea. Con muchos sueños por cumplir y muchísimas ganas de dar guerra por muchos años. ¡Me encanta la vida!