¿Y para qué?

¿Y para qué?

Sugerente y apetecible foto ¿verdad?

Pues permíteme que te cuente la historia del pescador y el millonario.


“Un hombre rico, que pasaba sus vacaciones en un pueblito costero, se sorprendió al encontrarse a media mañana con un sencillo pescador tranquilamente recostado sobre su barca, fumando su pipa y con la mirada plácida y perdida en el azul del mar.

-¿No salió a pescar hoy?- le preguntó.

-Si, y ya pesqué lo que necesitaba – respondió el pescador.

-¿Y por qué no pesca más de lo que necesita?- insistió el millonario.

-¿Y para qué?

follow us in feedly

-Ganaría más dinero, podría ponerle un motor a su barca, llegaría a aguas más profundas y pescaría más peces. De esta manera incrementaría sus beneficios, que le permitirían comprarse más y mejores redes que aumentarían notablemente sus capturas y con ellas sus ganancias. Enseguida podría comprarse más barcas, contratar gente y pescar cada vez más, y finalmente hacerse rico como yo.

-Ya veo, ¿y para qué?- preguntó de nuevo el pescador.

-Porque una vez rico podría descansar y disfrutar de la vida-respondió el hombre rico.

-¿Y qué cree que estoy haciendo ahora?-respondió el pescador.”

Me encanta esta historia. Resulta que nos dejamos la vida haciendo cosas que no nos gustan para poder hacerlas cuando seguramente ya es tarde, pudiendo hacerlas !ya¡ en este mismo instante.

Por esto es tan importante hacerse siempre y en todo momento la pregunta: ¿Para que?, de la que ya hemos hablado en alguna ocasión.

Leía hoy en el periódico que la felicidad de los niños españoles pese a no dar chapa era alta, pero que decrecía con la edad. ¡Gran descubrimiento! La cuestión es : ¿Y esto por que?

Siempre eché en falta una asignatura en el cole que te enseñara “a ser feliz”, entre tanta matemática, lengua, geografía e historia y aunque lo comenté en alguna ocasión no me hicieron mucho caso.

Parece ser que eso de ser feliz carece de la más mínima importancia y es mucho más importante saber cual es el rió más largo de España, o aprenderse de memoria los reyes visigodos. Lo importante parece ser es preparar humanos con capacidad de producir y generar riqueza y que a ser posible piensen poco.!Misión cumplida¡ Pero producir ¿para quién? y ¿a costa de qué?.

¿Para qué hago lo que hago? , ¿Habría alguna otra manera de conseguirlo que no hipotecando mi vida en ello? ¿Para qué quiero tener tanto dinero? ¿Para qué quiero ser el mejor? ¿Necesito todo esto? ¿Es esta la vida que quiero?. No sé si era Sócrates el que decía que cuan sabios seriamos si nos respondiésemos a nuestras propias preguntas. Respondiéndote a estas preguntas averiguarás realmente que quieres hacer mientras andes por estos lares.

No estoy en contra del progreso ni de los avances que mejoran nuestra calidad de vida, -yo por principio no estoy en contra de nada si no a favor de muchas cosas-, pero si lo piensas bien con tanto avance y tanta riqueza material no hemos conseguido incrementar un ápice nuestro nivel de felicidad, es más, diría yo que lo hemos bajado unos cuantos puntos. Comemos manjares, estamos más gordos, tenemos mejores coches y nos vamos a veranear cada vez más lejos, ¿pero somos más felices?.

Vamos corriendo a todas partes, ¿pero hacia adonde vamos tan corriendo y tan mal encarados? ¿Para qué tanta prisa? Todo apunta, -según dicen-, que el final del viaje va a ser el mismo para todos. ¿Tienes prisa por llegar allí? ¿Sabias qué la mayor concentracion de millonarios se da en los cementerios?

Yo aminoraría la marcha, no sé tú.

Plantéate en verdad, como quieres que transcurran los días de tu vida y atrévete a vivirla en función de la respuesta. Si consigues esto, en mi opinión,-a parte de mi más profunda admiración-, habrás conseguido ser un hombre o una mujer de éxito verdadero.

Ahora está de moda el coaching y esto es una buena señal. Significa que empezamos a cuestionarnos nuestra vida y nuestros propósitos para con ella. Nos empezamos a dar cuenta que no es esto de lo que en verdad trata la vida, pero estamos tan metidos en la dinámica que necesitamos la ayuda de alguien desde afuera que nos despeje un poco el camino. Y esto es lo que hace un coach.

El éxito no es solo una meta digna por la que luchar. Es nuestro obligado e ineludible destino. Solo nos falta averiguar en verdad, que destino es ese.

¡Feliz viaje!

 

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies