invertir en lo importante

Y tú… ¿En que inviertes? (Acerca de lo importante en la vida)

Ayer me encontré con un viejo amigo que aprovechó para agradecerme que le enviase los emails de nuestro blog al tiempo que se lamentaba según sus palabras “de que estos fuesen malos tiempos para lírica”.

Precisamente porque aparentemente “corren malos tiempos para la lírica” es el momento adecuado y oportuno para ella.

Es el momento justo para replantearnos todo, precisamente la crisis actual que vivimos nos “invita amablemente a ello”.

La crisis nos ha hecho ver que las cosas no dependen de nosotros y que por mucho que peleemos y que consigamos lo que consigamos no nos vamos a dar por satisfechos.

Los pilares sobre las que descansa nuestra sociedad no parecen haber funcionado. El capitalismo egoísta, especulativo, usurero y desmedido no es el camino adecuado. Es hora de replantearse muchas cosas si es que no todas ellas, porque si no lo hacemos estamos condenados a estar en crisis una y otra vez, eternamente.

Aquello en que hemos invertido nuestro dinero, nuestra ilusión, nuestro tiempo y en definitiva nuestra vida parece tan voluble y tan susceptible de desaparecer por un soplo de viento que hemos de buscar aquello que no sea tan fútil, volátil y efímero.

El verdadero éxito pasa por realizar la mejor inversión. La mejor inversión en mi opinión es la que realizamos en nosotros mismos, en nuestro propósito vital, principios, creencias y valores. Esto me recuerda al cuento de los tres cerditos que huyendo del lobo levantaron sus casas, solo la de aquel que cimentó fuertemente la suya aguantó los embates del lobo, mientras los otros apenas aguantaron dos soplidos mal pegados.

Aquello en lo que inviertas o prestes valor determinará el resultado y los frutos que puedas recoger, si inviertes en dinero eso es tan solo lo que obtendrás. Si es eso lo que quieres, adelante.

Creo que corren tiempos para plantearse nuestro plan de inversiones y los objetivos a alcanzar.

Este es un mundo loco y sin sentido por mucho que mires a otro lado y bajes la mirada del televisor cuando salen imágenes de hombres que cometen atrocidades contra si mismos a diario. Si, ya sé que no va contigo pero si va contigo y conmigo. ¿Que qué puedes hacer tú?

Cuentan una historia de un hombre que caminaba por la playa devolviendo estrellas de mar de la orilla al agua cuando un hombre le preguntó que es lo que hacía y el hombre contestó: “devuelvo a estos animalitos al agua para que no se ahoguen” a lo que el otro hombre dijo: “pero eso no va a servir para nada en verdad”, a lo que el otro respondió: “al menos a las que salvo si les habrá servido”.

Hagamos lo que hagamos parece que el final fuera a ser siempre el mismo, -aunque yo tengo una teoría diferente al respecto -, pero la calidad de cada momento e instante de nuestras vidas puede proporcionarnos finales muy diferentes.

Llegará un momento que nos toque mirar hacia atrás, eso sin duda, aunque no te guste, así que procura que lo que veas sea de tu agrado, que tu mayor éxito sea sentirte satisfecho de lo realizado, lo sentido y lo vivido.

Invierte en sonrisas, en un trabajo bien hecho, en amor hacia tu prójimo, en extender paz en ti y allá por donde vayas. Invierte en amabilidad y respeto, en paciencia y confianza, en fe y esperanza. Invierte en el presente. Invierte en ti, en conocerte de verdad, te llevarás una gratísima sorpresa, tenlo por seguro.

Mira, yo llevo un tiempo buscando aquello que no es efímero, ni cambiante, ni volátil, ni voluble, ni fútil ni sin sentido. Yo creo que hay algo permanente, inmutable, tranquilo, realmente valioso, y con pleno sentido pero que una vez “alguien” escondió en el único lugar que sabía que no íbamos a buscarlo, dentro de nosotros.

¿De verdad crees que no son tiempos para la lírica?, ¿de verdad crees que podemos seguir como si tal cosa una y otra vez, retrocediendo en vez de avanzar, repitiendo el pasado constantemente?

Hay una cosa que parece clara, si seguimos en el pasado estamos condenados a repetirlo en el futuro. Mira con calma en el momento presente la oportunidad que se te ofrece en este preciso instante.

Las cosas no tienen por qué ser siempre igual, puedes cambiarlas, debes cambiarlas para progresar y no seguir atascado.

¿Acaso crees que la vida en verdad es un despertarse, tomar café, padecer el atasco, 9 horas de trabajo estresante, atasco de vuelta, una duchita, un poco de tele, echarse a dormir y vuelta a empezar? ¿Tiene que haber algo más, verdad? Pues búscalo, no anda lejos, está en ti.

Observa tu vida, tus pensamientos, tus intereses, tus “inversiones”, tus sueños, tus miedos, obsérvalos con calma y mira a ver que puedes hacer con todos ellos y pregúntate si no va siendo hora ya de pensar menos y sentir más.

Quizás sea tiempo de invertir en otras cosas. Y de buscar en otros lugares.

Pide y se te dará, Busca y hallarás, Llama y se te abrirá.

¿Y si probamos?

The following two tabs change content below.

Enrique Miralda

Cofundador de Un Universo Mejor, tipo muy normal con la obsesión muy obsesiva de estar en paz. De Madrid de toda la vida. Un cuarentón camino de la cincuentena pero con alma de chaval. Trabajo en esa cosa rara llamada internet, intentando ayudar a mis clientes a optimizar su negocio en la red.