¿Gestionas tu chimpancé interior?

la foto¿Hay momentos en tu vida en los que eres incapaz de gobernar tus emociones? ¿Te alteras en determinadas situaciones o con determinadas personas? ¿Tomas decisiones a “bote pronto” sin la cabeza fría? ¡Tranquilidad! Simplemente has de ser consciente que un chimpancé, está tomando tus decisiones por ti.

Steve Peters, profesor de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido (¡Qué recuerdos de juventud me trae aquella ciudad!) en su libro “La paradoja del chimpancé”, nos indica que tenemos una personalidad bicéfala en nuestra mente con dos seres muy diferentes, un humano (es decir, tú) y un chimpancé (el que está de polizón a bordo de nuestro interior), y que estos asimismo conviven en nuestra mente con un ordenador.

El segundo, el chimpancé es el que nos lleva a decisiones y actuaciones primitivas, sacando conclusiones de forma rápida, sin esperar a que recibamos toda la información y basa sus decisiones en sentimientos o impresiones… ¿te suena?

El primero, el humano, si, si… tú, es más reflexivo y racional y analiza todo con cabeza, partiendo de hechos y buscando evidencias a los mismos, además de estar abierto a nuevas informaciones y tiene la posibilidad de cambiar su forma de pensar y entender el punto de vista de otros, es decir flexibilidad.

El propósito del chimpancé es la supervivencia; mientras que el del ser humano es realizarse, convertirse en la persona que se quiere ser y conseguir las cosas que se desea alcanzar”, explica el autor, por lo que los objetivos son bien distintos y debemos gestionar bien esta dualidad para que nuestra vida sea la que deseamos tener.

En autor, nos recuerda que el chimpancé es emocionalmente cinco veces más fuerte que el humano, por lo tanto hay que aprender a gestionarlo, tenemos que domesticarlo,  si se pretende ser la persona que uno quiere.

Para ello hay 3 pasos:

follow us in feedly

1. Ver quién dirige nuestras actuaciones y pensamientos. Siempre que tengas sentimientos, pensamientos o conductas que no quieras o no te gusten, es tu chimpancé el que ha tomado control de ti.

2. Entender el camino de la información al entrar en nuestro cerebro. Primero siempre pasa por el chimpancé. El decide si hay algo por lo que debamos preocuparnos o exaltarnos. Si no hay peligro para el, entonces la situación queda en manos del humano.

3. Al chimpancé hay que gestionarlo, dándole lo que necesita para que esté en disposición de razonar. Si el chimpancé es agresivo, quizás haciendo deporte podemos conseguir que se desfogue.

¿Y el ordenador?  El autor lo asemeja a “un disco duro vacío” que —de manera consciente o inconsciente— el chimpancé y el humano van llenando con conductas, creencias y experiencias. ¿De qué lo llenas tu?

El humano no sólo tiene que luchar con el chimpancé, sino con los 4 elementos que integran al ordenador: el piloto automático, el duende, el trasgo y la piedra de la vida.

El piloto automático es una creencia o conducta útil; por ejemplo: mantener la tranquilidad cuando algo no va bien, focalizarse en la solución en lugar de los problemas, organizarse y disciplinarse.

El duende es una creencia inútil o destructiva que se puede eliminar; entre ellas están la frustración, la ira y la depresión.

El trasgo (otro tipo de duende, un orco pequeño) es una creencia o conducta inútil o destructiva muy arraigada en nosotros , por ejemplo comentarios que nos hicieron cuando eramos pequeños: “eres un cobarde”, “nunca haces algo bien”.

La piedra de la vida contiene los valores y las creencias en función de los cuales una persona vive su vida. Tanto el humano como el simio toman al ordenador como un banco de datos y recurren a él para tomar cualquier decisión. El reto es no dejar que el duende del ordenador aconseje al chimpancé, porque entonces harás o dirás cosas de las que puedes arrepentirte después.

En definitiva lo que se pretende con este libro es ayudarnos a entender como funciona nuestra mente, es decir, la tuya. Es una guía sencilla para saber por qué pensamos y actuamos como lo hacemos normalmente de tal forma que podamos cambiar cosas y mejorar en todos los ámbitos de nuestra vida.

Recuerda si el chimpancé que habita en ti se impone ante el humano, coge aire y empieza a tratarle con cariño. Es tema tuyo el que le domestiques para tu beneficio personal.

Nos gustaría que participaras en el sorteo de tres libros de “La paradoja del chimpancé” con un comentario a continuación, contestando a la siguiente pregunta ¿Cómo te llevas con tu chimpancé? (Solamente podemos enviar ejemplares a España) Los ganadores se publicarán aquí el día 29 de julio de 2014.

ACTUALIZACIÓN 29/07/2014: Los afortunados en el sorteo del libro “La paradoja del chimpancé” son Sandra, Maite y chiquif. Nos ponemos en contacto con ellos inmediatamente por mail, para remitirles los ejemplares a su domicilo. ¡Enhorabuena! ¡Y gracias a todos por participar!

Si quieres saber más del libro pulsa en la ficha del mismo en Editorial Urano

The following two tabs change content below.

César Álvaro

Cofundador de www.ununiversomejor.com y curioso investigador de todo lo relacionado con la felicidad y el éxito. Tratando de sacar lo mejor de mi y de todo lo que me rodea. Con muchos sueños por cumplir y muchísimas ganas de dar guerra por muchos años. ¡Me encanta la vida!
  • Gemma

    Hola! Buen material para pensar y meditar. Creo que con el tiempo voy conociendo mejor a mi parte chimpancé y a mi parte humana.. Aunque a veces predomina más lo irracional que lo racional y es allí donde quiero trabajar más mis habilidades… Y encaminarme hacia un yo más feliz con todo el pack!

    • César Álvaro

      Mil gracias por tu comentario, Gemma !!!!

  • Ana S.

    Aunque me gusta tomar las decisiones sopesando hasta el extremo los pros y los contras y me creo bastante realista y racional, reconozco que ante determinadas situaciones o comportamientos de personas, mi chimpancé interior (antes lo llamaba el búfalo que llevo dentro) salta con tal fuerza que soy incapaz de controlar, y que me cuesta volver a reconducir y enjaular otra vez en mi interior.
    Creo que es bueno tener algo de chimpancé, sobre todo para no tomar la vida tan en serie. El problema es determinar hasta que punto debemos dejarle actuar.Muy buen artículo.

    • César Álvaro

      Gracias por tus reflexiones Ana!!!!

  • Algunos más que un chimpancé tiene un hipopótamo que no deja entrar nada en su territorio. Esa gente es l que tenía que leer el libro…
    Saludos

    • César Álvaro

      Gracias por tu comentario Chiquif!!!!

  • Interesante metáfora la del chimpacé! En mi caso es un monito muy simpático y domesticado con gran instinto para tomar decisiones instantaneas dejándose llevar por la intuición que dicta su corazón. Frecuentemente sus decisiones son las que acato pero no sin antes refrendarlas con mi parte más racional y consciente tratando de convencerla con argumentos lógicos que ella pueda entender.
    Me encanta mi chimpacé, porque… irónicamente, su emocionalidad es la que me hace humano!!

  • Yolanda

    Excelente artículo, César! A la hora de tomar decisiones, es muy importante hacerlo de manera reflexiva, con la máxima información posible, teniendo en cuenta todos los elementos que están influyendo y que se pueden ver influidos por la misma…. sin embargo, a veces creo que también es muy saludable dar “recreo al chimpancé”, dejarle que se salte todas las barreras y tomar una decisión basada solo en la intuición, en lo visceral. Saludos!

    • César Álvaro

      ¡Gracias por tu temprano comentario, Yolanda! Y completamente de acuerdo, hay que dejar que de vez en cuando se expansione!!! Un fuerte abrazo!!

  • Mi chimpancé está aquí ahora conmigo mientras escribo mi comentario. La verdad, con los años se ha ido calmando algo, aunque a veces da guerra. No es por justificarme pero normalmente cuando sale, es para pelearse con el monete de otra persona. Mi chimpancé ha vivido temas muy crudos y duros (los relacionados con el área de la salud lo suelen ser) y además mi trabajo de cara al público como profesional sanitario hace que una intente recluir ese mono por todo lo que se ve tan doloroso. Digamos que mi animalito se ha ablandado con lo vivido, tengo claro que ver sufrir a los demás, y encima conocidos, marca. Y cuando le toca a una, además sabiendo todo lo que va a suceder, ves que todas esas decisiones mal tomadas por esa parte de tu mente no pueden ser porque te amargan la existencia. Con todo, os diré que de vez en cuando mi chimpancé hace acto de presencia…Pero intento pasar de él y mandarlo a por plátanos a la tienda…Y corriendo para desfogarse!!!

    • César Álvaro

      Te damos las gracias por tu amplio y reflexionado comentario, Inés… sigue comprando plátanos y lánzaselos bien lejos para que se desfogue y venga bien relajadito… ¡un fuerte abrazo!

  • Margaret

    Hola Super Cesar¡ Felicidades por este espacio tan constructivo y ameno. Con respecto a mi chimpancé sale como una bala en los momentos críticos, de pánico o miedos donde por supervivencia hace su función de proteger. Yo en esos momentos he aprendido a negociar con el, para ver que es lo realmente importante en ese momento para mi y hacerle ver que a pesar de mis miedos tengo claro a donde quiero llegar o hacer. No es fácil, pero dejándote sentir puedes llegar a concretar una nueva manera de hacer. Besos mil¡¡

    • César Álvaro

      ¡Gracias por tu comentario, Margaret! Nos alegramos de que hayas dado con la formula correcta para amaestrar a tu chimpancé…sigue dejándote sentir como tu sabes, y manténle a raya!!! Un abrazo!!!

  • Nacho

    Hay cosas que hay que decidir con la cabeza, y otras con el corazón, ya que sí lo pensamos bien, hay muchas cosas en nuestra vida que no haríamos, o que nos podríamos porque para tomar la decisión adecuada no siempre tenemos datos suficientes ni somos capaces de manejar todas las infinitas posibilidades que tienen cada uno de los parámetros de decisión.
    El problema es saber cuando dejar al chimpancé que decida.

    • César Álvaro

      ¡Has dado en la diana, Nacho!¿Cuando dejamos que el simio tome los mandos? esa es la gran incógnita… en nuestras manos está la decisión… ¡Gracias por tus reflexiones!

  • Carlisa Gómez Zamorano

    Estoy todavía en fase de aprendizaje, pero creo que el orangután aparece muchas más veces de las que recomendaría mi doctor de cabecera… ¡a trabajar toca!

    • César Álvaro

      ¡Gracias por participar, Carlisa! Y que no me oiga mucho tu médico de cabecera, pero quizás de estás cosas, no sepa tanto… ¡Un abrazo y suerte!

  • Delia

    Hola:

    Ese “mono loco” que forma parte de nuestra evolución y supervivencia es equiparable a esa parte del cerebro más primitiva que llamamos “cerebro reptiliano”. No se trata de ocultarlo, sino de observarlo con atención y reconducirlo. No podemos negar que gracias a él hemos sobrevivido como especie. Os propongo practicar a diario 10-15 mintutos de respiración consciente, midfulness…..Un pequeño truco cuando estáis enfadados es dirigir el enfado a los pies y salir a caminar….

    Delia

    • César Álvaro

      Tendremos en cuenta tu recomendación, Delia y haremos que nuestros pies hagan de toma de tierra y traspasen el enfado a la Madre Tierra… ¡Gracias y suerte!

  • sandra

    Un articulo muy interesante César.Yo siempre pensé que ese chimpancé no existía dentro de mi ya que suelo ser muy racional pero este ultimo año he descubierto que esta ahí y que el ignorarle le da aún mas fuerza así que me encantaría saber como domarle. A fin de cuentas forma parte también parte de mi y merece su espacio,no?

    • César Álvaro

      Gracias por tu comentario Sandra!!!! Y un comentario lleno de sentido común y de esperanza a la convivencia pacífica… ¡mucha suerte en el sorteo!

  • Jacinto Ferrocarriles

    Yo me encuentro como en el planeta de los simios… alucinado pues acabo de ver en mi playa, el brazo de la estatua de la libertad… ¡gracias por vuestro artículo!

    • César Álvaro

      ¡jajaja! Muy buen comentario, Jacinto!!!! ¡Suerte en el sorteo!

  • Eduardo Mora

    Mi chimpancé está amargándome la vida, un artículo clarificador, para sacar mi látigo e intentar hacerle ver quién es el jefe!!!!

  • Lourdes

    Hola, soy Lourdes
    Es increible lo que nos queda por conocer de nosotros mismos.
    Me encantaría saber más de mi chimpancé y los duendes, para que pueda relucir la piedra de la vida.

    • César Álvaro

      Buenos días, Lourdes, efectivamente, lo que sabemos a día de hoy de nosotros mismos no es sino la punta del iceberg… ¡Un abrazo!¡Y suerte en el sorteo!

  • raumat

    Pues intento llevarme con el chimpancé lo mejor posible. Claro que hay momentos que resulta muy difícil, que le sale a uno el pronto sin poderlo evitar y esas cosas. Pero vamos, en la mayoría de las ocasiones, procuro tomarme las cosas de la vida con sosiego y filosofía.

    • César Álvaro

      Estupendo raumat!!!! Y sigue tomándote las cosas con sosiego!!!!

    • César Álvaro

      Gracias por tu comentario AliCarabias!!!!

    • César Álvaro

      Gracias por tu RT Sonia!!! Un beso muy fuerte!!!!

  • Mercedes

    Mi relación con mi chimpancé va por días. La mayoría lo dirijo yo a el y domino, pero si me pilla agotada , y últimamente lo estoy, me domina haciendo que no vea salida ni recursos. Son solo momentos que duran algunas horas nada mas, pero el sentimiento es de derrota.
    Gracias por la publicación. Intentaré integrarla bien en mi “ordenador Es vital!

    • César Álvaro

      Mercedes, gracias por tu aporte. Efectivamente cuando estamos bajos de defensas, el simio hace con nosotros lo que quiere… ¡a tomar vitaminas!

  • Jaume Minguell

    Realmente es una forma clara y simple, de entender el porqué de nuestra constante lucha con nosotros mismos.

    • César Álvaro

      ¡Efectivamente Jaume! La lucha está en nuestro interior…

  • Maite

    Hola, buenas tardes.
    En este momento de mi vida siento cómo mi chimpacé y yo estamos en paz. Y eso no quiere decir que el camino sea de rosas, sino que nos llevamos tan bien que hasta los procesos más grotescos que tengo que pasar los vivo y los transito con toda la paz, armonía y aceptación de que soy capaz. Transitar es el verbo y la palabra que más me ha ayudado a hacerme amiga de mi chimpancé interior.

    • César Álvaro

      ¡Gracias por tu comentario, Maite!¡se percibe que trabajas y mucho tu vida interior! ¡Enhorabuena!

  • Vanesa Martinez

    ¡Hola!,me parece un libro muy interesante así que voy a participar en el sorteo.A veces la convivencia con mi chimpancé es bastante complicada, puesto que, sobre todo en momentos de ira, me dejo dominar por él en vez de gestionar la emoción más racionalmente.
    Un saludo

    • César Álvaro

      Vanesa ¡mil gracias por tu comentario!

  • Rosa

    Pues la verdad es que va por épocas…. Últimamente me va ganando…creo que el trasgo le ayuda bastante. Tengo que utilizar otra táctica y conseguir que nos llevemos mejor, pues la lucha me cansa tanto…

    • César Álvaro

      Gracias por tu aportación, Rosa y muy acertado tu cambio de estrategia!!!! Suerte en el sorteo!!!!

  • ¿Después de sortear el cerebro reptiliano, diverger de la conciencia cósmica, repartir entre ello, yo, superyo… ahora me toca bailar con el chimpancé? Pues nada: ¡¡¡que se ponga a la cola y bailaremos la conga!!!

    • César Álvaro

      Jajajaja!!!! Gracias por aportar ese toque humorístico que siempre nos viene bien. ¡Y a bailar la conga!

  • ¿Cómo te llevas con tu chimpancé? Pues estoy aprendiendo a gestionar mi chimpance, aunque hay veces que se impone ya son menos que antes…es como Gollum y Smeagol, el persona del Señor de los Anillos, es la imagen que me ha venido a la cabeza, donde en cada persona habitan dos seres casi opuestos y muchas veces complementarios.
    gracias

    • César Álvaro

      ¡Mil gracias por tu cinematográfico comentario!Y si, tienes razón opuestos pero en ocasiones complementarios!!!

Uso de cookies

Un Universo Mejor utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies